Escucha NEO FM online

LIBROS DE TEXTO

Con cada comienzo de curso, desde hace muchos años, en cada familia con hijos en edad escolar surgen una serie de circunstancias que hay que resolver de una forma u otra, en unos casos son la compatibilización de los horarios, en otros los uniformes, y en otros es la compra del material que van a necesitar. De obligado cumplimiento es la adquisición de los libros de texto para el curso escolar de sus hijos.
Es en éste último apartado en el que la Consejería de Educación  Ciencia  ha visto necesario compensar total o parcialmente el gasto económico que esto supone para tratar de igualar al alumnado los que proveniente de familias con déficits económicos y los que no.
Por otro lado el profesorado también tiene una labor importante al elegir el tipo de material escolar que va a necesitar. Ya, a final de curso debe decidir su proyecto educativo para el curso siguiente y qué material le ayudará  mejor a conseguirlo. Lo más fácil será repetir los mismos que otros años u otros compañeros y compañeras. En otras ocasiones se prefiere elaborar el propio material a utilizar, porque sus objetivos estarán más y mejor representados en él, con el inconveniente de tener que dedicar un tiempo considerable a esta elaboración y la no coordinación con el resto del centro.
Hoy en día el profesorado tiene además a su disposición muchos otros recursos para enriquecer, modernizar y actualizar los conocimientos que desea conseguir de su alumnado, aunque no siempre se tengan en cuenta.
Aunque estas diferentes formas de enfocar la enseñanza pasan en la mayoría de ocasiones desapercibidas para las familias, es, sin embargo, un matiz importante a la hora de elegir una de estas posibilidades, que probablemente repercutirá en el alumnado y en su forma de aprender.

Esta tarde pondremos nuestra mirada en los libros de texto y los recursos que utiliza el alumnado en Andalucía.

Invitados:
José María Pérez Jiménez, inspector de Educación.
Pedro García Ballesteros, inspector de Educación.

P.G.B.
“Son un tirano en las aulas, y esto es fruto de las numerosas visitas a las aulas que hacemos, y visitamos muchas aulas al cabo del año y muchas conversaciones con los maestros, se han convertido en un tirano de las aulas, lo que determina lo que hay que enseñar, como hay que enseñar, lo que hay que evaluar, no por la gratuidad, no porque sean gratuitos. Se han convertido en un tirano en las aulas, también se han convertido en un tirano en las aulas en bachillerato o en educación Infantil (que no son gratuitos)
Lo que planteamos en este artículo que salió en el Diario de Sevilla y que ha tenido mucha repercusión en las redes sociales (…) porque da en una de las claves de la realidad cotidiana de las aulas que viven los maestros. El tema de la gratuidad es otra cuestión,  vaya por delante las bondades sociales que supuestamente tiene el tema,    pero estas bondades suelen ser perversas como pasa siempre que una medida se hace universal. Las medidas igualitarias, de tratar igual a colectivos que son desiguales, al final son profundamente anti igualitarias”.
J. M. P.
“Si tenemos en cuenta que tanto la educación, la sanidad o la justicia deben de ser servicios que se presten de manera gratuita e igualitaria a todos los ciudadanos, no cabe duda que un programa de gratuidad de recursos educativos, vamos a llamarles recursos y no libros de texto, este programa no cabe duda que deben tener los maestros y profesores a su disposición, porque hoy en día con el bagage de conocimientos tan amplios, que crear los propios recursos es muy difícil, no hay tiempo material para que los docentes los puedan realizar, no cabe duda que hay que poner estos recurso en sus manos, a disposición de ellos y de los alumnos, y que sean gratuitos. Otra cosa es como se lleva a cabo ese programa de gratuidad, para dar un carácter de gratuidad a un servicio básico y un derecho fundamental como es la  educación.  

Al ser gratuitos el programa de libros, se ha institucionalizado hasta el formato, de manera que no se conciben otros formatos, y se están utilizando formatos que en muchos momentos podemos considerar ya añejos, un poco desfasados, incluso anacrónicos, hoy existen unos medios digitales que dan una cantidad de posibilidades y oportunidades que, con el formato libros de texto que no es excluyente aunque tampoco exclusivamente, no tenemos; y eso tiene unas consecuencias en las aulas. De ahí que hablemos de tiranía Con toda esta serie de factores que estamos poniendo sobre la mesa, se llega a una tiranía que es la que venimos observando, y a un poder absoluto que no deja margen de maniobra a quien tiene que tenerlo, que es el docente”.