Escucha NEO FM online

LOS RECORTABLES


Hablar de la importancia del trabajo de los docentes en  Puerta Abierta es harto frecuente porque es la base sobre la que se asienta la confianza de la sociedad en el progreso, en la cultura, en el entendimiento, en la supervivencia del planeta y la plenitud de la persona.


Sin embargo no siempre esta valoración lleva incluida el reconocimiento profundo de la sociedad y de los dirigentes políticos. Años atrás hemos sentido las quejas del profesorado por diferentes motivos, a veces ha levantado la voz porque se ha sentido falto de autoridad, otras por tener un bajo reconocimiento social, por una escasa valoración salarial o por una política educativa de calidad y solidaria.

Hoy siguen en la lucha y siguen reivindicando. Una profesión tan vinculada a la sociedad, también está afectada por los cambios que en ella suceden y en estos últimos años de crisis económica las ideas acerca del valor de la carrera docente y de la necesidad de una enseñanza de calidad se han quedado en  ideas que no se llevan a la práctica y algo peor, en algunos casos, llegan a ser despreciadas.

Los y las maestras han visto su trabajo minusvalorado y relativizado, el valor de la dedicación, la preparación o la formación, ya es relativo y no obligado. Las necesidades educativas, la diversidad, el abandono escolar no son objetivos a cubrir, la calidad de la enseñanza se resiente y los docentes se mueven una vez mas.


Puerta Abierta ha tenido como invitado en el Dia del Docente a Eduardo Barrera Romero, maestro aun despues de jubilarse, y con el que hemos conversado sobre la figura del docente y sobre los efectos que traerán los recortes en educación si éstos se generalizan sobre la enseñanza.
La  profesión docente es tan antigua como la Historia,  desde siempre los sabios eran consultados y gozaban del reconocimiento de la sociedad. También en la actualidad sobre los docentes recae la responsabilidad de formar a los nuevos ciudadanos, la importancia de su labor  en la sociedad debe ser reconocida y estimulada. Si los responsables de la política educativa no reconocen esta labor, están fomentando el desprestigio y generando apatía entre aquellos sobre los que cada día se posan las miradas y se esfuerzan los oidos de miles y miles de alumnos/as para aprender.

¿CÓMO COMO?



 
En general, no nos preocupamos de la salud hasta que no aparecen los primeros problemas, en términos globales esto sucede cuando somos adultos, pero la salud de un adulto tiene que ver también con la educación para la salud que recibió cuando era pequeño y mas tarde cuando fue joven.

Uno de los principales aspectos que se deben de tener en cuenta para tener una buena salud es la creación de hábitos alimenticios saludables en la población infantil y juvenil.

Aunque suene a contradicción, la alimentación constituye uno de los problemas más importantes con los que nos encontramos en una sociedad que tiene cubierta las necesidades alimentarias, debido por un lado, al exceso de ofertas de productos industriales,  a la falta de tiempo de las familias en las que trabajan los dos progenitores y recurren a una comida facil de preparar  y por otro lado tambien a la escasa  formación que se tiene sobre este campo de la salud.

La educación para la salud y la formación de hábitos saludables ha llegado a ser considerada tan importante para la juventud actual que se ha llevado hasta nuestros centros educativos para de esta forma poder llegar a todos los agentes que participan en esta área, no solo el alumnado sino que en esta formación tiene que participar el profesorado y tambien  las familias que  tienen un protagonismo especial pues si éstas se involucran en este aprendizaje, los resultados serán más evidentes y satisfactorios.

Esta tarde en Puerta Abierta hemos hablado con Mónica Muñoz Conde, coordinadora de CEJOS, (centro de atención juvenil, especializado en el ámbito de la salud) acerca de la alimentación de los jóvenes,cómo comen, cuales son los trastornos alimenticios que presenta la juventud y cuales son los hábitos que deben adquirir para  tener una vida sana.